fbpx

Urgencias: 605 992 925

La halitosis y el uso de la mascarilla

Publicado por Redacción en

halitosis

La halitosis, o el mal aliento crónico, es algo que ni los caramelos de menta, ni el enjuague bucal, ni un buen cepillado pueden resolver. Diferente al “aliento de la mañana” o a un aliento fuerte que queda después de un sándwich de atún, la halitosis se mantiene por un periodo extendido de tiempo y puede ser una señal de algo más serio. Uno de los mayores problemas del uso de la mascarilla es que se pone de manifiesto el mal aliento.

Las mascarillas y la halitosis

Son incómodas, dan calor y huelen mal. Son las tres quejas más comunes en lo que a mascarillas se refiere. La última se repite cada vez más en redes sociales. Pero realmente, ¿es la mascarilla lo que desprende un olor desagradable o es nuestro aliento? Según datos de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), el 30% de la población adulta padece o ha padecido en alguna ocasión halitosis o mal aliento. 

Las mascarillas están hechas de un material que al venir de fábrica no huele, pero debemos tener en cuenta que su función es evitar que las pequeñas gotas que salen de nuestra boca se queden suspendidas en el ambiente.  Los restos de saliva cuando se secan provocan un olor desagradable que impregna la mascarilla.

El 90% de los casos de halitosis está relacionado con problemas de la cavidad oral específicamente. La causa principal suele encontrarse en la lengua o en las encías.

Para evitar la halitosis te recomendamos que te hagas un buen cepillado de dientes. Los cepillos eléctricos dan unos resultados excelentes. También te recomendamos el uso de hilo dental, de esta manera acabas con los residuos que te quedan entre los dientes. Usa una buena pasta que combata tu problema específico y acompáñala de un buen enjuague bucal. En estos tiempos que el uso de la mascarilla es obligatorio, hay que exagerar en cuidados para evitar la halitosis.

Si el problema persiste, llámanos, estamos seguros de poder resolver tu problema para que siempre tengas un buen aliento.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *